Nadie sabe cuando llega la felicidad y ni siquiera uno se pregunta si un día uno llegará a
ser feliz.
 
Yo les aseguro que por su culpa, hoy me pasó algo muy grande que quiero compartir.
Gracias a ustedes y a cada uno, hoy a las 17:50 horas llegó el camión con sus
ordenadores.
 
Para mí y los hermanos de la comunidad, esto no es una cosa usual. Los problemas y las
dificultades con la aduana han sido un calvario que en esta ocasión no quiero compartir.
Sólo desde su misión de Amatongas siéntase bienvenidos. Ésta es su casa. Llegaron, sí,
llegaron y mando unas fotos. 
 
Esperamos ahora sí un día próximo tener una sala con Internet y en red, éste sueño se ha
alcanzado, estamos muy muy muy muy no sé cómo expresarme en este momento para
mí fue el día del año. Es año nuevo, gracias a todos los que hacen parte de A.T.M..
 
Las otras fotos se las mandaremos cuando la sala funcione de momento esto es el
aperitivo que desde acá queremos y quiero agradecer enormemente. En nuestras
oraciones siempre les tendremos presentes y no dudamos en que este detalle será de
gran ayuda para este pueblo desligado de todo este mundo de comunicaciones.
 
Imaginemos, nadie tiene libros y desde hoy van a tener un ordenador…que escándalo y
que alegría.
 
MIL Y UNA GRACIAS SEGUIMOS EN CONTACTO .... Próximamente revisen
nuestro blog y háganlo con su gente
 
Con cariño saludos de Ángel Monge Ormaechea, director del Centro Amatongas.